Ministra Clara López presidió mesa con trabajadores de Electricaribe

Ministra Clara López presidió mesa con trabajadores de Electricaribe

Por Alexandra de la Hoz / El Heraldo de Barranquilla

Durante la primera mesa de concertación y diálogo, la Ministra dijo que su propósito es garantizar los derechos de los trabajadores y pensionados de la empresa de energía.

Los trabajadores de la empresa Electricaribe, en liquidación, solicitaron a la ministra de Trabajo, Clara López, la posibilidad de implementar la sustitución patronal con el nuevo operador que entre a prestar el servicio de energía en la Costa Caribe.

Durante la segunda mesa de concertación laboral efectuada el pasado 21 de abril en Barranquilla para analizar la situación laboral, dentro del proceso de liquidación que afronta la compañía, el sindicato de trabajadores del sector eléctrico de Colombia, Sintraelecol, dio a conocer sus expectativas y propuestas.

Sobre el tema, el asesor laboral de Electricaribe, Charles Chapman, manifestó que en los procesos de liquidación la regla general es que a los trabajadores se les liquida. No obstante, dijo que “en este proceso hay ánimo o intención de buscar posibilidades de que el nuevo operador que venga sustituya (patronalmente) a los empleados, pero para hacer eso viable hay que hacer atractivo el tema laboral”.

Una forma de lograrlo es llegar a un acuerdo con los trabajadores para reducir los beneficios convencionales y con los pensionados, de tal manera que se pueda “hacer atractivo que el nuevo operador asuma a los empleados y esa regla general de no  haber sustitución patronal se pueda lograr en este caso”, agregó.

Electricaribe tiene aproximadamente 1.000 empleados y 3.000 pensionados.

La ministra López señaló que dado el alcance a la mesa de concertación laboral que se instaló el 3 de abril en Bogotá, entre directivos de Sintraelecol, representantes de la Electrificadora del Caribe, y del Ministerio del Trabajo, se celebró este encuentro, en el que también participó la viceministra de Relaciones Laborales e Inspección, Mariella Barragán Beltrán; el agente interventor de Electricaribe, Javier Lastra; Pablo Emilio Santos, presidente nacional de Sintraelecol y Hamilton Barreto, presidente de la seccional Atlántico.

“Hay muy buen ambiente para concertar y a través del diálogo social, buscar las mejores soluciones para esa crítica situación que atraviesa Electricaribe y que tiene dos obligaciones grandes: mantener la continuidad del servicio y garantizar los derechos laborales y pensionales de los trabajadores, los contratistas y, desde luego, de los pensionados”, señaló López.

En la reunión se exploró la posibilidad de lograr acuerdos en relación a los  temas de trabajadores actuales y sustitución patronal; concertación de convenciones colectivas promoviendo que estos acuerdos generan más sostenibilidad financiera de la empresa de acuerdo a los planteamientos previos que se le han venido presentando a la organización sindical; además buscar la unificación de las convenciones.

También revisaron los pasivos pensionales, eventuales cotizaciones en seguridad social no efectuadas y planes de retiro voluntario, estabilidad reforzada, enfermedad laboral, mujeres en embarazo y mujeres cabeza de familia.

Igualmente se definió que otra de las propuestas, incluya la discusión de un acuerdo colectivo laboral que enmarque los puntos que serán objeto de análisis, los cuales podrán estudiarse los días 8 y 9 de mayo.

Las convenciones

Las convenciones colectivas de  Electricaribe consagran derechos para activos y para pensionados y por ello tratan de revisar cómo pasan a los activos “porque seguramente, ningún nuevo propietario va a querer asumir a los 3.000  pensionados”, dijo Chapman al señalar que están en una negociación compleja tratando de “quebrar” un poco la regla general de estos procesos, que es que la liquidación implica per se terminación de todos los contratos tal como ocurrió con Telecom, Caja Agraria y en los grandes procesos de liquidación.

En cifras

El agente especial designado para Electricaribe, Javier Lastra, durante la reunión entregó un balance de la situación señalando que la deuda con los trabajadores es mayor a los $700.000 millones que fueron anunciados al inicio de la intervención de la empresa. Para los trabajadores, la deuda podría alcanzar 1,5 billones de pesos. El pasivo pensional alcanza 1,2 billones de pesos.