Clara López plantea necesidad de crear Ministerio de la Mujer no solo para garantizar igualdad sino el derecho a la participación y a la dignidad

Clara López plantea necesidad de crear Ministerio de la Mujer no solo para garantizar igualdad sino el derecho a la participación y a la dignidad

“El género no es solamente la condición física, el género es una condición cultural, es la actitud del cuidado, la actitud conciliadora frente a la vida”, expresó la candidata presidencial, Clara López Obregón, en desarrollo de su intervención en el marco del IX Congreso Nacional, mujer política, paridad y poder. 60 años del voto femenino en Colombia, que a instancias de la Unión de Ciudadanas se llevó a efecto este 24 de noviembre en la ciudad de Medellín.

López Obregón esbozó lo que sería la filosofía de una política pública para la mujer colombiana en caso de llegar a la Presidencia de la República en 2018 y habló de una apertura ética con respecto a este crucial tema para contribuir a construir una democracia que incluya la participación y la libertad de expresión de género como derechos fundamentales y piezas esenciales de un compromiso político con la igualdad.

Si bien consideró que esta es una época de reivindicación de lo femenino, la dirigente política sostuvo sin embargo que “no basta con ser mujer, tiene que desarrollarse la conciencia de mujer” y para ello es fundamental generar una cultura para enfrentar la mentalidad de una sociedad patriarcal como la colombiana.

En ese sentido, señaló que el fin de la democracia es mantener encendida la esperanza por una vida común no violenta y el compromiso con la igualdad y la libertad, para lo cual la construcción de la paz con justicia social en este país necesariamente debe hacerse desde una perspectiva de género. Al fin y al cabo, las mujeres en Colombia han tenido el peso específico de la guerra.

Para López Obregón, el posconflicto y las luchas populares constituyen una valiosa oportunidad para trabajar en la nivelación y reconocimiento en igualdad de importancia de la responsabilidad de la mujer colombiana en la reproducción social. Es decir, explicó, se trata de dimensionar el rol femenino en la responsabilidad de la familia, el hogar y el territorio; al mismo nivel del trabajo productivo de todas las mujeres y de manera especial el de las marginadas y excluidas en la ciudad, las campesinas, indígenas y afrodescendientes. Para ello es preciso impulsar su protagonismo en la participación política, en la toma de decisiones económicas y sociales, y en el manejo de recursos con equidad de condiciones.

Por eso, dijo que en un gobierno suyo crearía el Ministerio de la Mujer no solo para garantizar el principio de igualdad sino el derecho a la participación y a la dignidad femenina.

El protagonismo de las mujeres, agregó la aspirante presidencial, no significa la desvaloración de lo masculino, por el contrario, debe representar la puesta en marcha del trabajo de hombres y mujeres en la construcción de un país realmente democrático, plural, justo y soberano.

Para lograr este anhelado propósito es necesario transformar las relaciones sociales hacia una sociedad en la cual los derechos económicos, políticos, sociales, culturales y ambientales sean plenamente garantizados por el Estado. Se trata de transferir al conjunto de la sociedad el cúmulo de responsabilidades sociales que hoy recaen sobre las mujeres, como el cuidado de los niños, los ancianos y los enfermos, la alimentación, el vestuario, la educación, etc., precisó la líder de Todos somos Colombia.

Recalcó que el proceso de paz y su etapa del posconflicto constituyen un importante escenario para comenzar a resarcir la enorme brecha de desigualdades y discriminación contra las mujeres, reivindicando para ellas el derecho al bienestar y al buen vivir en sus entornos sociales.

La reivindicación de los derechos de la mujer, una constante en su trayectoria pública

CLO-Mujeres2

López Obregón recordó en este evento sobre la participación de la mujer en la política colombiana, en el que además participaron lideresas como Piedad Córdoba, Claudia López, María del Rosario Guerra y Sofía Gaviria, entre otras, que ha sido una constante durante ya su dilatada trayectoria pública, garantizar no solo la participación igualitaria de género sino además la promoción e implementación de política públicas para reivindicar los derechos femeninos.

Desde que fue Contralora de Bogotá a comienzos de las década de los 80, hasta cuando se desempeñó como Ministra del Trabajo en mayo de este año, su carrera pública ha tenido esa impronta. Dijo que una de sus prioridades ha sido que la mujer tenga amplia participación en las posiciones del Estado y por eso la ha promovido en los cargos de responsabilidad que ha ocupado como la Auditoría General de la República, la Secretaría de Gobierno del Distrito Capital y la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Igualmente, cuando fue presidenta del Polo Democrático Alternativo se empeñó en que se garantizara la fórmula 30-20-10, consistente en que en las listas para cargos de elección popular quedarán integradas mínimamente por 30% en representación de la mujer; 20% de los jóvenes; el 10% de los sectores poblacionales; y el 50% restante por varones.

Desde el Ministerio del Trabajo, impulsó la política de inclusión laboral de equidad de género, la instalación de salas de lactancia en las entidades del sector público y el pago de la prima de servicios a las empleadas domésticas.